Tuesday, November 1, 2011

Cambiar el mundo

Hay momentos en que me pregunto si es necesario cambiar el mundo o solo necesitamos cambiarnos a nosotros mismos.

Saturday, October 29, 2011

Conversaciones poderosas

Todos llegamos a un momento en nuestras vidas donde necesitamos tener una honesta e intensa conversación con alguien que tiene un impacto en nuestra vida. Para lograrlo, hay algunos principios que tenemos que seguir:

-Empieza por ser sincero contigo mismo. ¿Qué deseas decir? ¿Qué mentiras te dices a ti mismo? ¿Qué temas evades? Puede ser que durante la conversación haya algo que no hayas dicho de la manera correcta; acláralo tan pronto lo notes. "Lo que dije no sonó tan exacto como lo pensé, déjame intentarlo de nuevo." Di lo que piensas y pregúntate cuál es el costo de las conversaciones que no has sostenido.

-Pregúntate quién es el dueño de la verdad. Recuerda que cada persona tiene una versión de la verdad y que todas son correctas, de acuerdo a su propia perspectiva. Para interrogar la realidad, ábrete con honestidad a entender las opiniones de los demás. Enúnciala, verifica la comprensión y verifica si la otra persona está de acuerdo.

-Evita culpar a las demás personas. La realidad es muy compleja y la forma que llegamos a ella (quién, cómo, cuándo, dónde y por qué) es igual de complicada.

Recuerda que las relaciones exitosas requieren que todos los involucrados vean que la satisfacción de sus necesidades es legítima. Si alguno de los involucrados (incluído tú) siente que la conversacion es necesaria, es porque lo es.

Pasos para desarrollar tu conversación. Clarifica lo siguiente:

1. Identifica el tema que más urgencia tiene y lo que vas a mencionar.

2. Clarifica el tema

a) ¿qué pasa?

b) ¿por cuánto tiempo ha pasado?

c) ¿ qué tan mal están las cosas?

3. Determina el impacto actual

a) ¿cómo este tema te impacta a ti y a otros?

b) ¿cómo te sientes al respecto?

4. Determina las implicaciones futuras

a) si nada cambia ¿qué va a pasar?

b) ¿qué arriesgas?

c) ¿qué arriesgan los otros?

d) cuando consideras esto, ¿cómo te sientes al respecto?

5. Examina tu contribución en el tema. (¿De qué forma has contribuido al respecto?)

6. Describe el resultado ideal

a) Cuando el tema se resuelva, ¿qué diferencia habrá?

b) ¿Qué resultados disfrutarás?

c) Cuando este tema se resuelva, ¿qué resultados disfrutaran los otros?

d) cuando consideras esto, ¿cómo te sientes al respecto?

7. Comprométete con la acción

¿Cuál es el paso más relevante que puedes tomar para resolver este tema.

Para desarrollar tu conversación presenta el tema con un par de frases (se clara en el punto que quieres tratar y da un ejemplo específico que ilustre tu punto, explica por qué es relevante, describe tus emociones al respecto y aclara lo que está en riesgo en esta situación. Identifica tu contribución en este problema y aclara tu deseo de resolverlo. Pregúntale a tu interlocutor qué es lo que opina al respecto. Finalmente, di cuál es el resultado que deseas obtener y llega a un acuerdo con él.

No dejes el tema abierto, sé clara con lo que deseas. Di lo que piensas de forma sincera y clara, pero con compasión. No suavices el mensaje.

Resumido de Fierce Conversations, por Susan Scott.

Monday, October 10, 2011

¿Quieres hacer la diferencia?

Dona para esta causa: http://www.redtentmovie.com/

Mujeres haciendo películas para mujeres. O bien, abre un templo asi en tu ciudad, donde las mujeres puedan disfrutar, bailar, reír, llorar y celebrar con sus hermanas.

Sexualizacion de la infancia

De nuevo, otro video que nos muestra la explotación sexual de las niñas.


Newest Miss Representation Trailer (2011 Sundance Film Festival Official Selection) from Miss Representation on Vimeo.

Todavia estoy en shock al ver esto. Unete a los diferentes movimientos para lograr el cambio!

Thursday, September 22, 2011


You can take no credit for beauty at sixteen. But if you are beautiful at sixty, it will be your own soul’s doing.” ~Marie Stopes

Saturday, August 20, 2011

Inspiring women

Here is a link to some documentaries to inspire women.

Carta de Clarissa Pinkola Estes

Mis estimados: Do not lose heart. We were made for these times. I have heard from so many recently who are deeply and properly bewildered. They are concerned about the state of affairs in our world right now... Ours is a time of almost daily astonishment and often righteous rage over the latest degradations of what matters most to civilized, visionary people.

You are right in your assessments. The lustre and hubris some have aspired to while endorsing acts so heinous against children, elders, everyday people, the poor, the unguarded, the helpless, is breathtaking. Yet, I urge you, ask you, gentle you, to please not spend your spirit dry by bewailing these difficult times. Especially do not lose hope. Most particularly because, the fact is we were made for these times. Yes. For years, we have been learning, practicing, been in training for and just waiting to meet on this exact plain of engagement...

I grew up on the Great Lakes and recognize a seaworthy vessel when I see one. Regarding awakened souls, there have never been more able crafts in the waters than there are right now across the world. And they are fully provisioned and able to signal one another as never before in the history of humankind... Look out over the prow; there are millions of boats of righteous souls on the waters with you. Even though your veneers may shiver from every wave in this stormy roil, I assure you that the long timbers composing your prow and rudder come from a greater forest. That long-grained lumber is known to withstand storms, to hold together, to hold its own, and to advance, regardless.

We have been in training for a dark time such as this, since the day we assented to come to Earth. For many decades, worldwide, souls just like us have been felled and left for dead in so many ways over and over brought down by naivete, by lack of love, by being ambushed and assaulted by various cultural and personal shocks in the extreme. We have a history of being gutted, and yet remember this especially - we have also, of necessity, perfected the knack of resurrection. Over and over again we have been the living proof that that which has been exiled, lost, or foundered can be restored to life again.

In any dark time, there is a tendency to veer toward fainting over how much is wrong or unmended in the world. Do not focus on that. There is a tendency too to fall into being weakened by perseverating on what is outside your reach, by what cannot yet be. Do not focus there. That is spending the wind without raising the sails. We are needed, that is all we can know. And though we meet resistance, we more so will meet great souls who will hail us, love us and guide us, and we will know them when they appear. Didn't you say you were a believer? Didn't you say you pledged to listen to a voice greater? Didn't you ask for grace? Don't you remember that to be in grace means to submit to the voice greater?...

Understand the paradox: If you study the physics of a waterspout, you will see that the outer vortex whirls far more quickly than the inner one. To calm the storm means to quiet the outer layer, to cause it to swirl much less, to more evenly match the velocity of the inner core - 'til whatever has been lifted into such a vicious funnel falls back to Earth, lays down, is peaceable again. One of the most important steps you can take to help calm the storm is to not allow yourself to be taken in a flurry of overwrought emotion or desperation thereby accidentally contributing to the swale and the swirl.

Ours is not the task of fixing the entire world all at once, but of stretching out to mend the part of the world that is within our reach. Any small, calm thing that one soul can do to help another soul, to assist some portion of this poor suffering world, will help immensely. It is not given to us to know which acts or by whom, will cause the critical mass to tip toward an enduring good. What is needed for dramatic change is an accumulation of acts, adding, adding to, adding more, continuing. We know that it does not take "everyone on Earth" to bring justice and peace, but only a small, determined group who will not give up during the first, second, or hundredth gale.

One of the most calming and powerful actions you can do to intervene in a stormy world is to stand up and show your soul. Soul on deck shines like gold in dark times. The light of the soul throws sparks, can send up flares, builds signal fires, causes proper matters to catch fire. To display the lantern of soul in shadowy times like these - to be fierce and to show mercy toward others, both, are acts of immense bravery and greatest necessity. Struggling souls catch light from other souls who are fully lit and willing to show it. If you would help to calm the tumult, this is one of the strongest things you can do.

There will always be times when you feel discouraged. I too have felt despair many times in my life, but I do not keep a chair for it; I will not entertain it. It is not allowed to eat from my plate. The reason is this: In my uttermost bones I know something, as do you. It is that there can be no despair when you remember why you came to Earth, who you serve, and who sent you here. The good words we say and the good deeds we do are not ours: They are the words and deeds of the One who brought us here. In that spirit, I hope you will write this on your wall: When a great ship is in harbor and moored, it is safe, there can be no doubt. But that is not what great ships are built for.

This comes with much love and prayer that you remember who you came from, and why you came to this beautiful, needful Earth,
Clarissa Pinkola Estes, Ph.D

Liberandonos del pasado y pensando en el futuro

Las diferentes sesiones de la reunión de Hijas de la Tierra me parecieron igual de maravillosas. Tuvimos una sesión de respiración que nos permitió liberar las emociones difíciles, que nos dejan sin aliento. Los ejercicios fueron sencillos, pero el momentum que se logró con la plática de ALisa fueron claves en la experiencia. Para muchas mujeres fue un momento difícil ya que ese ejercicio de respiración y el estar acompañada por otra mujer durante el proceso, removió sentimientos sin duda dolorosos.

Esa noche tuvimos también una ceremonia de fuego que nos permitió reconectarnos con sentimientos primitivos que el cuerpo recuerda. Es increíble la energía que fluye de tantas mujeres danzando juntas alrededor de una hoguera.

Quisiera contar más acerca de las diferentes actividades, pero me gustaría también invitar a quienes me leen a ponerse en contacto conmigo, si esto les interesa. Lo maravilloso del futuro es que está en nuestras manos y juntas podemos hacer una diferencia. Como canta Ana Carolina, esta esperanza no nos da para cambiar el comienzo, pero si para cambiar el final.

Friday, August 12, 2011

Liberando la pena y el dolor

Participar en una sesión para penar no me pareció muy atractiva inicialmente, sin embargo, al partir los diferentes grupos a las tiendas donde sería cada actividad, sentí que debía participar en ésta. Ann Sousa nos guió a través de las tradiciones Dagara. Ann nos explicó que en estos tiempos hemos olvidado el valor de penar y llorar por lo que hemos perdido. La gente no vive su duelo de la forma necesaria, haciendo que esa pena se quede dentro de nosotros por mucho tiempo.

De acuerdo a la tradición Dagara, los cinco elementos de la rueda medicinal (fuego, agua, tierra, mineral y naturaleza) están en nuestra vida y son inseparables de nuestra existencia. Cada año trae la influencia de ese elemento (encuentra tu elemento de acuerdo al último dígito de tu año de nacimiento):
0 y 5 - Tierra - es la madre que nos invita a regresar al hogar. La gente Tierra, como las abuelas, quieren a todas las personas alimentadas, contentas, respetadas y amadas.
1 y 6 - Agua - Trae purificación, reconciliación. Las personas Agua son flexibles, fluídas y viven intensamente sus emociones.
2 y 7 - Fuego - Es el mediador entre el mundo espiritual y material, la puerta de entrada. Una persona fuego vive en el futuro y encuentra a las personas comunes muy lentas. Estas personas son los guardianes del fuego, ayudan a relacionarse con sus ancestros.
3 y 8 - Naturaleza - Nos pide abrirnos a la transformación para realizar nuestro propósito. Significa cambio. Las personas Naturaleza son como niños, ven la vida como un juego y un reto. En esta tradición son los magos y hechiceras que ayudan a que sucedan los grandes cambios.
4 y 9 - Mineral - Nos ayuda a recordar quienes somos y por que estamos aquí. Devela los misterios que llevamos en nuestro cuerpo. La gente mineral son narradores, su don es recordar a través de las palabras e historias, el origen y propósito de la persona.

Después de escuchar sobre los diferentes años y sus características, partimos a buscar en la naturaleza algo que representara las cosas que queríamos dejar atrás. Cuando llegamos de nuevo, pasamos el umbral y nos recibieron con tambores. Nos explicaron el ritual de penar y los elementos del lugar. Al fondo de esta área, había un altar en el suelo, donde al llegar, pusimos todos nuestras "ofrendas", había también vasijas con agua. Enfrente de este altar habían lienzos sobre la tierra. Al finalizar esta zona de los lienzos había dos montículos o ermitas: uno cubierto de una tela amarilla con ofrendas para la tierra y otro cubierto de rojo con fotos y objetos de los antepasados de quienes condujeron el ritual.

Finalmente, a la entrada, estaba el espacio donde esperaríamos a las personas que volvían de su penar y el grupo de tambores a la derecha. En este espacio se representa a la comunidad que recibe a la persona que termina su duelo. El uso de tambores y cantos es importante ya que impregna de energía la actividad realizada.

Iniciamos cantando esta canción que es parte de una historia de la pena de un cazador que regresa a su aldea y encuentra la aldea en llamas y destruida. Ve a su madre a punto de morir y también ve a su esposa y tiene que decidir a cuál salvar. El dolor y la pena fue compartido entre todas, penamos, lloramos y gritamos para dejarlo atrás, pero igual de importante fue la felicidad y la alegría de ser recibidas después de hacerlo, por un grupo de mujeres cantando y bailando. El abrazo que recibimos y los múltiples abrazos que dimos, conviertieron un grupo de desconocidas en hermanas.

Monday, August 8, 2011

Reúnion de mujeres / Women gathering

Hace un año formé un círculo de mujeres: en él reimos, lloramos, rezamos, comemos, jugamos y celebramos juntas. Hasta la semana pasada, no imaginé que esto podría hacerse a gran escala sin perder el efecto y el impacto que tiene en la gente.

Hace poco más de una semana vi en Facebook un evento llamado Reunión de Hijas de la Tierra (Daughters of the Earth Gathering), cerca de Boston, Mass. Revisé un video y me pareció interesante, revisé los detalles en la página de ALisa Starkweather y decidí participar. La magia comenzó al organizar el viaje. Conseguí aventón con tres chicas más y hospedaje en casa de una pareja maravillosa, cerca de Burlington. El cielo estrellado como hace muchos años no lo veía (mentira, el cielo de Canadá nunca lo había visto así de estrellado, y el cielo en Candela es muy diferente), la noche fresca y la naturaleza rodeando a un grupo de mujeres. ¿Qué más puediera pedir? ¿Asar bombones en la fogata? Eso también lo hicimos.

La mañana siguiente nos pusimos en marcha. Nos detuvimos un par de veces para comprar comida, una de ellas en una panadería cercana a casa de Lushanya, una nativa lakota que nos ofreció hospedaje y nos guió hacia la reunión.

Desde el inicio fuimos recibidas por un equipo de registro, dejamos nuestras cosas para ser trasladadas al campamento y recibimos los programas. La organización fue impecable todo el evento. Nos pidieron ayudar en alguna de las tareas: limpiar, ayudar en la cocina, poner jabones, etc. Las tareas fueron lo de menos, el sentido de responsabilidad fue lo más importante.

Más de 200 mujeres reunidas se convirtió en un festival de colores, aromas y sonidos. Las carpas de la reunión estaban preparadas y poco a poco el lugar se fue llenando. Comenzamos un círculo y ALisa Starkweather nos dió la bienvenida. En sus palabras se percibía el amor a la vida y a cada mujer presente. Nos ayudó a sentirnos bienvenidas al decir que no importaba que no nos conociéramos. Love meets Love, dijo ALisa.

Después de este inicio, donde escuchamos un poco de este grupo y las reuniones anuales, partimos al templo Arcoiris y nos sentamos alrededor de las serpientes que Serpentessa había llevado y que nos ayudaron a recordar que la serpiente es el símbolo de sabiduría, curación y vida espiritual y que nos fue arrebatado hace muchos años. En este templo escuchamos de las microagresiones, los comentarios que nos dividen como grupo y del sentido de unidad.

Partimos luego a diferentes reuniones, yo fui a la sesión de Grieving (Penar) con Ann Sousa. Fue intensa y liberadora. Pocas cosas unen tanto a las mujeres como llorar juntas.


Friday, June 24, 2011

El monje y el samurai

Les comparto esta reflexion aprendida en mi clase de Coaching.

Un monje va caminando cuando de pronto se encuentra con un samurai que guardaba el camino. El samurai le pone la espada al cuello y le pregunta:
-Quien eres?
-A donde vas?
-Por que vas alli?

El monje se toma un momento y le pregunta: Cuanto te pagan por cuidar el camino?
El samurai contesta: 1 saco de arroz al mes
El monje responde: Yo te pagare 3 sacos de arroz para que me hagas las mismas preguntas cada mes.

Monday, June 6, 2011

A mis amigos / To my friends

Sal con una chica que no lee (Por Charles Warnke)

Sal con una chica que no lee. Encuéntrala en medio de la fastidiosa mugre de un bar del medio oeste. Encuéntrala en medio del humo, del sudor de borracho y de las luces multicolores de una discoteca de lujo. Donde la encuentres, descúbrela sonriendo y asegúrate de que la sonrisa permanezca incluso cuando su interlocutor le haya quitado la mirada. Cautívala con trivialidades poco sentimentales; usa las típicas frases de conquista y ríe para tus adentros. Sácala a la calle cuando los bares y las discotecas hayan dado por concluida la velada; ignora el peso de la fatiga. Bésala bajo la lluvia y deja que la tenue luz de un farol de la calle los ilumine, así como has visto que ocurre en las películas. Haz un comentario sobre el poco significado que todo eso tiene. Llévatela a tu apartamento y despáchala luego de hacerle el amor. Tíratela.

Deja que la especie de contrato que sin darte cuenta has celebrado con ella se convierta poco a poco, incómodamente, en una relación. Descubre intereses y gustos comunes como el sushi o la música country, y construye un muro impenetrable alrededor de ellos. Haz del espacio común un espacio sagrado y regresa a él cada vez que el aire se torne pesado o las veladas parezcan demasiado largas. Háblale de cosas sin importancia y piensa poco. Deja que pasen los meses sin que te des cuenta. Proponle que se mude a vivir contigo y déjala que decore. Peléale por cosas insignificantes como que la maldita cortina de la ducha debe permanecer cerrada para que no se llene de ese maldito moho. Deja que pase un año sin que te des cuenta. Comienza a darte cuenta.

Concluye que probablemente deberían casarse porque de lo contrario habrías perdido mucho tiempo de tu vida. Invítala a cenar a un restaurante que se salga de tu presupuesto en el piso cuarenta y cinco de un edificio y asegúrate de que tenga una vista hermosa de la ciudad. Tímidamente pídele al mesero que le traiga la copa de champaña con el modesto anillo adentro. Apenas se dé cuenta, proponle matrimonio con todo el entusiasmo y la sinceridad de los que puedas hacer acopio. No te preocupes si sientes que tu corazón está a punto de atravesarte el pecho, y si no sientes nada, tampoco le des mucha importancia. Si hay aplausos, deja que terminen. Si llora, sonríe como si nunca hubieras estado tan feliz, y si no lo hace, igual sonríe.

Deja que pasen los años sin que te des cuenta. Construye una carrera en vez de conseguir un trabajo. Compra una casa y ten dos hermosos hijos. Trata de criarlos bien. Falla a menudo. Cae en una aburrida indiferencia y luego en una tristeza de la misma naturaleza. Sufre la típica crisis de los cincuenta. Envejece. Sorpréndete por tu falta de logros. En ocasiones siéntete satisfecho pero vacío y etéreo la mayor parte del tiempo. Durante las caminatas, ten la sensación de que nunca vas regresar, o de que el viento puede llevarte consigo. Contrae una enfermedad terminal. Muere, pero solo después de haberte dado cuenta de que la chica que no lee jamás hizo vibrar tu corazón con una pasión que tuviera significado; que nadie va a contar la historia de sus vidas, y que ella también morirá arrepentida porque nada provino nunca de su capacidad de amar.

Haz todas estas cosas, maldita sea, porque no hay nada peor que una chica que lee. Hazlo, te digo, porque una vida en el purgatorio es mejor que una en el infierno. Hazlo porque una chica que lee posee un vocabulario capaz de describir el descontento de una vida insatisfecha. Un vocabulario que analiza la belleza innata del mundo y la convierte en una alcanzable necesidad, en vez de algo maravilloso pero extraño a ti. Una chica que lee hace alarde de un vocabulario que puede identificar lo espacioso y desalmado de la retórica de quien no puede amarla, y la inarticulación causada por el desespero del que la ama en demasía. Un vocabulario, maldita sea, que hace de mi sofística vacía un truco barato.

Hazlo porque la chica que lee entiende de sintaxis. La literatura le ha enseñado que los momentos de ternura llegan en intervalos esporádicos pero predecibles y que la vida no es plana. Sabe y exige, como corresponde, que el flujo de la vida venga con una corriente de decepción. Una chica que ha leído sobre las reglas de la sintaxis conoce las pausas irregulares –la vacilación en la respiración– que acompañan a la mentira. Sabe cuál es la diferencia entre un episodio de rabia aislado y los hábitos a los que se aferra alguien cuyo amargo cinismo countinuará, sin razón y sin propósito, después de que ella haya empacado sus maletas y pronunciado un inseguro adiós. Tiene claro que en su vida no seré más que unos puntos suspensivos y no una etapa, y por eso sigue su camino, porque la sintaxis le permite reconocer el ritmo y la cadencia de una vida bien vivida.

Sal con una chica que no lee porque la que sí lo hace sabe de la importancia de la trama y puede rastrear los límites del prólogo y los agudos picos del clímax; los siente en la piel. Será paciente en caso de que haya pausas o intermedios, e intentará acelerar el desenlace. Pero sobre todo, la chica que lee conoce el inevitable significado de un final y se siente cómoda en ellos, pues se ha despedido ya de miles de héroes con apenas una pizca de tristeza.

No salgas con una chica que lee porque ellas han aprendido a contar historias. Tú con la Joyce, con la Nabokov, con la Woolf; tú en una biblioteca, o parado en la estación del metro, tal vez sentado en la mesa de la esquina de un café, o mirando por la ventana de tu cuarto. Tú, el que me ha hecho la vida tan difícil. La lectora se ha convertido en una espectadora más de su vida y la ha llenado de significado. Insiste en que la narrativa de su historia es magnífica, variada, completa; en que los personajes secundarios son coloridos y el estilo atrevido. Tú, la chica que lee, me hace querer ser todo lo que no soy. Pero soy débil y te fallaré porque tú has soñado, como corresponde, con alguien mejor que yo y no aceptarás la vida que te describí al comienzo de este escrito. No te resignarás a vivir sin pasión, sin perfección, a llevar una vida que no sea digna de ser narrada. Por eso, largo de aquí, chica que lee; coge el siguiente tren que te lleve al sur y llévate a tu Hemingway contigo. Te odio, de verdad te odio.

You Should Date An Illiterate Girl (Charles Warnke)

Date a girl who doesn’t read. Find her in the weary squalor of a Midwestern bar. Find her in the smoke, drunken sweat, and varicolored light of an upscale nightclub. Wherever you find her, find her smiling. Make sure that it lingers when the people that are talking to her look away. Engage her with unsentimental trivialities. Use pick-up lines and laugh inwardly. Take her outside when the night overstays its welcome. Ignore the palpable weight of fatigue. Kiss her in the rain under the weak glow of a streetlamp because you’ve seen it in film. Remark at its lack of significance. Take her to your apartment. Dispatch with making love. Fuck her.

Let the anxious contract you’ve unwittingly written evolve slowly and uncomfortably into a relationship. Find shared interests and common ground like sushi, and folk music. Build an impenetrable bastion upon that ground. Make it sacred. Retreat into it every time the air gets stale, or the evenings get long. Talk about nothing of significance. Do little thinking. Let the months pass unnoticed. Ask her to move in. Let her decorate. Get into fights about inconsequential things like how the fucking shower curtain needs to be closed so that it doesn’t fucking collect mold. Let a year pass unnoticed. Begin to notice.

Figure that you should probably get married because you will have wasted a lot of time otherwise. Take her to dinner on the forty-fifth floor at a restaurant far beyond your means. Make sure there is a beautiful view of the city. Sheepishly ask a waiter to bring her a glass of champagne with a modest ring in it. When she notices, propose to her with all of the enthusiasm and sincerity you can muster. Do not be overly concerned if you feel your heart leap through a pane of sheet glass. For that matter, do not be overly concerned if you cannot feel it at all. If there is applause, let it stagnate. If she cries, smile as if you’ve never been happier. If she doesn’t, smile all the same.

Let the years pass unnoticed. Get a career, not a job. Buy a house. Have two striking children. Try to raise them well. Fail, frequently. Lapse into a bored indifference. Lapse into an indifferent sadness. Have a mid-life crisis. Grow old. Wonder at your lack of achievement. Feel sometimes contented, but mostly vacant and ethereal. Feel, during walks, as if you might never return, or as if you might blow away on the wind. Contract a terminal illness. Die, but only after you observe that the girl who didn’t read never made your heart oscillate with any significant passion, that no one will write the story of your lives, and that she will die, too, with only a mild and tempered regret that nothing ever came of her capacity to love.

Do those things, god damnit, because nothing sucks worse than a girl who reads. Do it, I say, because a life in purgatory is better than a life in hell. Do it, because a girl who reads possesses a vocabulary that can describe that amorphous discontent as a life unfulfilled—a vocabulary that parses the innate beauty of the world and makes it an accessible necessity instead of an alien wonder. A girl who reads lays claim to a vocabulary that distinguishes between the specious and soulless rhetoric of someone who cannot love her, and the inarticulate desperation of someone who loves her too much. A vocabulary, god damnit, that makes my vacuous sophistry a cheap trick.

Do it, because a girl who reads understands syntax. Literature has taught her that moments of tenderness come in sporadic but knowable intervals. A girl who reads knows that life is not planar; she knows, and rightly demands, that the ebb comes along with the flow of disappointment. A girl who has read up on her syntax senses the irregular pauses—the hesitation of breath—endemic to a lie. A girl who reads perceives the difference between a parenthetical moment of anger and the entrenched habits of someone whose bitter cynicism will run on, run on well past any point of reason, or purpose, run on far after she has packed a suitcase and said a reluctant goodbye and she has decided that I am an ellipsis and not a period and run on and run on. Syntax that knows the rhythm and cadence of a life well lived.

Date a girl who doesn’t read because the girl who reads knows the importance of plot. She can trace out the demarcations of a prologue and the sharp ridges of a climax. She feels them in her skin. The girl who reads will be patient with an intermission and expedite a denouement. But of all things, the girl who reads knows most the ineluctable significance of an end. She is comfortable with them. She has bid farewell to a thousand heroes with only a twinge of sadness.

Don’t date a girl who reads because girls who read are the storytellers. You with the Joyce, you with the Nabokov, you with the Woolf. You there in the library, on the platform of the metro, you in the corner of the café, you in the window of your room. You, who make my life so god damned difficult. The girl who reads has spun out the account of her life and it is bursting with meaning. She insists that her narratives are rich, her supporting cast colorful, and her typeface bold. You, the girl who reads, make me want to be everything that I am not. But I am weak and I will fail you, because you have dreamed, properly, of someone who is better than I am. You will not accept the life that I told of at the beginning of this piece. You will accept nothing less than passion, and perfection, and a life worthy of being storied. So out with you, girl who reads. Take the next southbound train and take your Hemingway with you. I hate you. I really, really, really hate you.

Thursday, June 2, 2011

Recordando a German Dehesa

Magnolias de Acero - por Germán Dehesa

La gran novedad de nuestra época es la incontenible irrupción de las mujeres, están imparables y me atrevería a decir que vienen en un plan muy pelado. No necesito decirles que hay un rencor de siglos que ya forma parte de su programa genético. Precisamente por esto repito una vez tras otra que, en este momento de la historia, a los hombres lo que nos corresponde es pactar con las mujeres una rendición honrosa, antes de que literalmente se nos venga el mundo encima.

Si en la negociación conseguimos conservar para nosotros el control de la tele, nos hemos de dar por bien servidos y ya ni llorar será bueno. Agarren lo que se pueda y traten de portarse bien, pues de otro modo perderán lo poquito que hayan pepenado.

Es urgente que los hombres entendamos que las mujeres son insumergibles e indestructibles; son, como las nombra una película no demasiado buena pero dedicada a ellas, ‘Magnolias de Acero’.

Es decir, poseen las aromadas características de una flor, pero también la enorme resistencia del metal; todo lo embellecen y todo lo resisten. Inútil, absurda e inmoral la exacerbación de la violencia masculina contra la mujer. Es una canallada que lo único que esta mostrando es lo amenazado y temeroso que se siente un hombre frente a una mujer que ha decidido mostrarse, aprender, prepararse y asumir su libertad. Mientras mas las golpeemos, más apretara el paso rumbo a su autonomía.

Por siglos las mujeres dependieron del mundo y el sustento masculinos. Existían millones de Scherezadas

que noche a noche tenían que inventarle algo a su sultán particular para ganarse un día mas de vida. Con profunda pena participo al sector masculino que Scherezada ha fallecido.

No habrá que llorarla; habrá que festejar el advenimiento de una mujer a la que no le interesa ser esclava, sino que ha preferido ‘ser’ y esto implica cultura, mundo, audacia, proyecto de vida y total ausencia de temor a la soledad, esa que todavía hace algunas décadas, era el fantasma que aterrorizaba a las mujeres. Ya no. Ahora ellas deciden lo que quieren ser, como quieren ser y con quien quieren ser. Ahora de modo incontenible, vienen ocupando espacios en la vida pública que por tanto tiempo les estuvo vedada. La independencia y la seguridad que han adquirido les permiten mostrar sus enormes dotes para la planificación, para el manejo organizado de la economía, para el uso sensato de la autoridad y para la negociación tersa de los diferendos nacionales e internacionales que siempre surgen en la vida pública.

Ni modo, muchachos: ahora nos toca descansar y tejer.

¿Quieres acercarte a una magnolia de acero? tendrás que aprender y practicar las únicas ‘debilidades’ de las mujeres. Son tres: la ternura, la libertad para reír francamente o llorar sin recatar su pena y la absoluta disponibilidad ante la belleza. Estos y no la violencia son los únicos caminos legítimos para llegar al corazón de la mujer.

Tiempo que perder, el florecimiento de la mujer implica el del mundo y el de nosotros. No temas florecer.

Sunday, May 8, 2011


“When it comes to love,
you need not fall but rather surrender,
surrender to the idea that you must love yourself
before you can love another.
You must absolutely trust yourself
before you can absolutely trust another
and most importantly you must accept your flaws
before you can accept the flaws of another.“
~ Philosophy: Falling in Love

Wednesday, April 20, 2011