Saturday, August 20, 2011

Inspiring women

Here is a link to some documentaries to inspire women.

Carta de Clarissa Pinkola Estes

Mis estimados: Do not lose heart. We were made for these times. I have heard from so many recently who are deeply and properly bewildered. They are concerned about the state of affairs in our world right now... Ours is a time of almost daily astonishment and often righteous rage over the latest degradations of what matters most to civilized, visionary people.

You are right in your assessments. The lustre and hubris some have aspired to while endorsing acts so heinous against children, elders, everyday people, the poor, the unguarded, the helpless, is breathtaking. Yet, I urge you, ask you, gentle you, to please not spend your spirit dry by bewailing these difficult times. Especially do not lose hope. Most particularly because, the fact is we were made for these times. Yes. For years, we have been learning, practicing, been in training for and just waiting to meet on this exact plain of engagement...

I grew up on the Great Lakes and recognize a seaworthy vessel when I see one. Regarding awakened souls, there have never been more able crafts in the waters than there are right now across the world. And they are fully provisioned and able to signal one another as never before in the history of humankind... Look out over the prow; there are millions of boats of righteous souls on the waters with you. Even though your veneers may shiver from every wave in this stormy roil, I assure you that the long timbers composing your prow and rudder come from a greater forest. That long-grained lumber is known to withstand storms, to hold together, to hold its own, and to advance, regardless.

We have been in training for a dark time such as this, since the day we assented to come to Earth. For many decades, worldwide, souls just like us have been felled and left for dead in so many ways over and over brought down by naivete, by lack of love, by being ambushed and assaulted by various cultural and personal shocks in the extreme. We have a history of being gutted, and yet remember this especially - we have also, of necessity, perfected the knack of resurrection. Over and over again we have been the living proof that that which has been exiled, lost, or foundered can be restored to life again.

In any dark time, there is a tendency to veer toward fainting over how much is wrong or unmended in the world. Do not focus on that. There is a tendency too to fall into being weakened by perseverating on what is outside your reach, by what cannot yet be. Do not focus there. That is spending the wind without raising the sails. We are needed, that is all we can know. And though we meet resistance, we more so will meet great souls who will hail us, love us and guide us, and we will know them when they appear. Didn't you say you were a believer? Didn't you say you pledged to listen to a voice greater? Didn't you ask for grace? Don't you remember that to be in grace means to submit to the voice greater?...

Understand the paradox: If you study the physics of a waterspout, you will see that the outer vortex whirls far more quickly than the inner one. To calm the storm means to quiet the outer layer, to cause it to swirl much less, to more evenly match the velocity of the inner core - 'til whatever has been lifted into such a vicious funnel falls back to Earth, lays down, is peaceable again. One of the most important steps you can take to help calm the storm is to not allow yourself to be taken in a flurry of overwrought emotion or desperation thereby accidentally contributing to the swale and the swirl.

Ours is not the task of fixing the entire world all at once, but of stretching out to mend the part of the world that is within our reach. Any small, calm thing that one soul can do to help another soul, to assist some portion of this poor suffering world, will help immensely. It is not given to us to know which acts or by whom, will cause the critical mass to tip toward an enduring good. What is needed for dramatic change is an accumulation of acts, adding, adding to, adding more, continuing. We know that it does not take "everyone on Earth" to bring justice and peace, but only a small, determined group who will not give up during the first, second, or hundredth gale.

One of the most calming and powerful actions you can do to intervene in a stormy world is to stand up and show your soul. Soul on deck shines like gold in dark times. The light of the soul throws sparks, can send up flares, builds signal fires, causes proper matters to catch fire. To display the lantern of soul in shadowy times like these - to be fierce and to show mercy toward others, both, are acts of immense bravery and greatest necessity. Struggling souls catch light from other souls who are fully lit and willing to show it. If you would help to calm the tumult, this is one of the strongest things you can do.

There will always be times when you feel discouraged. I too have felt despair many times in my life, but I do not keep a chair for it; I will not entertain it. It is not allowed to eat from my plate. The reason is this: In my uttermost bones I know something, as do you. It is that there can be no despair when you remember why you came to Earth, who you serve, and who sent you here. The good words we say and the good deeds we do are not ours: They are the words and deeds of the One who brought us here. In that spirit, I hope you will write this on your wall: When a great ship is in harbor and moored, it is safe, there can be no doubt. But that is not what great ships are built for.

This comes with much love and prayer that you remember who you came from, and why you came to this beautiful, needful Earth,
Clarissa Pinkola Estes, Ph.D

Liberandonos del pasado y pensando en el futuro

Las diferentes sesiones de la reunión de Hijas de la Tierra me parecieron igual de maravillosas. Tuvimos una sesión de respiración que nos permitió liberar las emociones difíciles, que nos dejan sin aliento. Los ejercicios fueron sencillos, pero el momentum que se logró con la plática de ALisa fueron claves en la experiencia. Para muchas mujeres fue un momento difícil ya que ese ejercicio de respiración y el estar acompañada por otra mujer durante el proceso, removió sentimientos sin duda dolorosos.

Esa noche tuvimos también una ceremonia de fuego que nos permitió reconectarnos con sentimientos primitivos que el cuerpo recuerda. Es increíble la energía que fluye de tantas mujeres danzando juntas alrededor de una hoguera.

Quisiera contar más acerca de las diferentes actividades, pero me gustaría también invitar a quienes me leen a ponerse en contacto conmigo, si esto les interesa. Lo maravilloso del futuro es que está en nuestras manos y juntas podemos hacer una diferencia. Como canta Ana Carolina, esta esperanza no nos da para cambiar el comienzo, pero si para cambiar el final.

Friday, August 12, 2011

Liberando la pena y el dolor

Participar en una sesión para penar no me pareció muy atractiva inicialmente, sin embargo, al partir los diferentes grupos a las tiendas donde sería cada actividad, sentí que debía participar en ésta. Ann Sousa nos guió a través de las tradiciones Dagara. Ann nos explicó que en estos tiempos hemos olvidado el valor de penar y llorar por lo que hemos perdido. La gente no vive su duelo de la forma necesaria, haciendo que esa pena se quede dentro de nosotros por mucho tiempo.

De acuerdo a la tradición Dagara, los cinco elementos de la rueda medicinal (fuego, agua, tierra, mineral y naturaleza) están en nuestra vida y son inseparables de nuestra existencia. Cada año trae la influencia de ese elemento (encuentra tu elemento de acuerdo al último dígito de tu año de nacimiento):
0 y 5 - Tierra - es la madre que nos invita a regresar al hogar. La gente Tierra, como las abuelas, quieren a todas las personas alimentadas, contentas, respetadas y amadas.
1 y 6 - Agua - Trae purificación, reconciliación. Las personas Agua son flexibles, fluídas y viven intensamente sus emociones.
2 y 7 - Fuego - Es el mediador entre el mundo espiritual y material, la puerta de entrada. Una persona fuego vive en el futuro y encuentra a las personas comunes muy lentas. Estas personas son los guardianes del fuego, ayudan a relacionarse con sus ancestros.
3 y 8 - Naturaleza - Nos pide abrirnos a la transformación para realizar nuestro propósito. Significa cambio. Las personas Naturaleza son como niños, ven la vida como un juego y un reto. En esta tradición son los magos y hechiceras que ayudan a que sucedan los grandes cambios.
4 y 9 - Mineral - Nos ayuda a recordar quienes somos y por que estamos aquí. Devela los misterios que llevamos en nuestro cuerpo. La gente mineral son narradores, su don es recordar a través de las palabras e historias, el origen y propósito de la persona.

Después de escuchar sobre los diferentes años y sus características, partimos a buscar en la naturaleza algo que representara las cosas que queríamos dejar atrás. Cuando llegamos de nuevo, pasamos el umbral y nos recibieron con tambores. Nos explicaron el ritual de penar y los elementos del lugar. Al fondo de esta área, había un altar en el suelo, donde al llegar, pusimos todos nuestras "ofrendas", había también vasijas con agua. Enfrente de este altar habían lienzos sobre la tierra. Al finalizar esta zona de los lienzos había dos montículos o ermitas: uno cubierto de una tela amarilla con ofrendas para la tierra y otro cubierto de rojo con fotos y objetos de los antepasados de quienes condujeron el ritual.

Finalmente, a la entrada, estaba el espacio donde esperaríamos a las personas que volvían de su penar y el grupo de tambores a la derecha. En este espacio se representa a la comunidad que recibe a la persona que termina su duelo. El uso de tambores y cantos es importante ya que impregna de energía la actividad realizada.

Iniciamos cantando esta canción que es parte de una historia de la pena de un cazador que regresa a su aldea y encuentra la aldea en llamas y destruida. Ve a su madre a punto de morir y también ve a su esposa y tiene que decidir a cuál salvar. El dolor y la pena fue compartido entre todas, penamos, lloramos y gritamos para dejarlo atrás, pero igual de importante fue la felicidad y la alegría de ser recibidas después de hacerlo, por un grupo de mujeres cantando y bailando. El abrazo que recibimos y los múltiples abrazos que dimos, conviertieron un grupo de desconocidas en hermanas.

Monday, August 8, 2011

Reúnion de mujeres / Women gathering

Hace un año formé un círculo de mujeres: en él reimos, lloramos, rezamos, comemos, jugamos y celebramos juntas. Hasta la semana pasada, no imaginé que esto podría hacerse a gran escala sin perder el efecto y el impacto que tiene en la gente.

Hace poco más de una semana vi en Facebook un evento llamado Reunión de Hijas de la Tierra (Daughters of the Earth Gathering), cerca de Boston, Mass. Revisé un video y me pareció interesante, revisé los detalles en la página de ALisa Starkweather y decidí participar. La magia comenzó al organizar el viaje. Conseguí aventón con tres chicas más y hospedaje en casa de una pareja maravillosa, cerca de Burlington. El cielo estrellado como hace muchos años no lo veía (mentira, el cielo de Canadá nunca lo había visto así de estrellado, y el cielo en Candela es muy diferente), la noche fresca y la naturaleza rodeando a un grupo de mujeres. ¿Qué más puediera pedir? ¿Asar bombones en la fogata? Eso también lo hicimos.

La mañana siguiente nos pusimos en marcha. Nos detuvimos un par de veces para comprar comida, una de ellas en una panadería cercana a casa de Lushanya, una nativa lakota que nos ofreció hospedaje y nos guió hacia la reunión.

Desde el inicio fuimos recibidas por un equipo de registro, dejamos nuestras cosas para ser trasladadas al campamento y recibimos los programas. La organización fue impecable todo el evento. Nos pidieron ayudar en alguna de las tareas: limpiar, ayudar en la cocina, poner jabones, etc. Las tareas fueron lo de menos, el sentido de responsabilidad fue lo más importante.

Más de 200 mujeres reunidas se convirtió en un festival de colores, aromas y sonidos. Las carpas de la reunión estaban preparadas y poco a poco el lugar se fue llenando. Comenzamos un círculo y ALisa Starkweather nos dió la bienvenida. En sus palabras se percibía el amor a la vida y a cada mujer presente. Nos ayudó a sentirnos bienvenidas al decir que no importaba que no nos conociéramos. Love meets Love, dijo ALisa.

Después de este inicio, donde escuchamos un poco de este grupo y las reuniones anuales, partimos al templo Arcoiris y nos sentamos alrededor de las serpientes que Serpentessa había llevado y que nos ayudaron a recordar que la serpiente es el símbolo de sabiduría, curación y vida espiritual y que nos fue arrebatado hace muchos años. En este templo escuchamos de las microagresiones, los comentarios que nos dividen como grupo y del sentido de unidad.

Partimos luego a diferentes reuniones, yo fui a la sesión de Grieving (Penar) con Ann Sousa. Fue intensa y liberadora. Pocas cosas unen tanto a las mujeres como llorar juntas.